Lo que creemos

La Biblia Afirmamos que las Santas Escrituras son la inerrante, infalible, y totalmente confiable Palabra de Dios y nuestra suprema autoridad en todos los asuntos relacionados con la verdad. Afirmamos que el Evangelio de Jesucristo es el gran tema de toda la Escritura y que la Biblia es suficiente para revelar todo lo que necesitamos para conocer los propósitos de Dios para salvar a los pecadores. Negamos que ningún sistema de pensamiento humano o ninguna tradición teológica puedan asumir suprema autoridad o pueda permitírsele el suplantar nuestra dependencia en la Biblia y en todo lo que ella revela. Ni el calvinismo ni el no calvinismo deben ser igualados exclusivamente con la sana doctrina Bautista del Sur ni deben ser considerados inconsistentes con ella. La Humanidad Perdida Afirmamos que todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios y que la condición universal de la humanidad es el estar perdida, porque cada individuo humano, excepto únicamente Cristo, es un pecador cuya única esperanza de salvación es el Evangelio de Jesucristo. El Poder del Evangelio Afirmamos que nuestro Señor es poderoso para salvar y que Él salva completamente. Afirmamos el poder del Evangelio para redimir a cada ser humano a través de la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo, a quien el Padre ha declarado ahora ser a la vez Señor y Cristo, el Salvador del mundo. Negamos que el Evangelio sea sin poder para salvar a cualquiera que se arrepienta y crea en Jesucristo. Negamos también que al Evangelio, como está revelado en la Escritura, le falte algo para nuestra salvación. La Oferta del Evangelio Afirmamos que el Evangelio es para darse a conocer libremente a todos en un ofrecimiento de buena fe de que, si cualquier persona confiesa que Jesucristo es el Señor y cree en su corazón que Dios lo ha resucitado de los muertos, será salvo. Negamos que al Evangelio le falte poder para salvar a cualquiera que crea en Cristo y le reciba como Señor y Salvador. Cualquiera que entiende el Evangelio a través del poder del Espíritu Santo puede, en oración y petición, confiar en Cristo a través del arrepentimiento y de la fe, y debemos suplicar a todos los pecadores que hagan esto mismo. La Exclusividad del Evangelio Afirmamos que la salvación se encuentra en el nombre de Cristo y en ningún otro nombre. Afirmamos que Jesucristo es el Camino, la Verdad, y la Vida y que nadie puede venir al Padre sino es por Él. Afirmamos la exclusividad del Evangelio de Cristo como el único mensaje de salvación. Negamos que la salvación pueda venir a cualquier pecador por algún otro evangelio, algún otro sistema de fe y práctica, o por algún otro nombre que no sea el de Jesucristo. La Expiación de Jesucristo Afirmamos que la muerte de Jesucristo en la cruz fue tanto penal y sustitutoria y que el sacrificio que Él logró es suficiente por los pecados del mundo entero. Negamos que le falte algo al sacrificio de Cristo para proveer salvación a toda persona. La realidad del Cielo y del Infierno Afirmamos que todos los que vienen a Cristo por fe estarán con Él para siempre en el cielo, el cual Él ha preparado para los santos. Afirmamos que todos los que rechazan a Cristo y no vienen a Él por fe pasarán la eternidad en el infierno, un lugar de castigo eterno. Negamos que haya alguna oportunidad para la salvación después de la muerte, cuando toda la humanidad enfrentará el juicio de Dios. La Necesidad de la Conversión Afirmamos que la salvación involucra la conversión del pecador, donde el pecador conscientemente se aferra a Cristo por la fe, se arrepiente de su pecado, cree en las promesas del Evangelio, y públicamente confiesa fe en Cristo. Afirmamos la necesidad de la conversión y la verdad de que la conversión incluye la voluntad del creyente al igual que la voluntad de Dios. Negamos que la salvación llegue a alguien que no haya experimentado la conversión. También negamos que la salvación llegue a ningún pecador si no está dispuesto a creer y a recibir a Cristo. La Gran Comisión Afirmamos que el deber de la iglesia es obedecer a Cristo en la predicación del Evangelio a todas las naciones y el hacer discípulos que obedezcan todo lo que Cristo ha mandado. Afirmamos la responsabilidad de cada creyente de decirle a cada uno y a todos acerca de Jesús y la responsabilidad de cada congregación de ser una asamblea de creyentes que envía, va y da financieramente a las misiones. Negamos que las misiones y el evangelismo puedan ser ignorados sin negar el poder del Evangelio; que ninguna iglesia pueda ser fiel sin una urgencia misionera; y que ningún creyente pueda ser obediente sin hablarles a otros de Jesús. Negamos que el evangelismo exista separado del llamamiento de hacer discípulos. A cada pecador se le debe implorar que confíe en Cristo, invocando a Cristo a través del arrepentimiento y la fe, y cada convertido debe ser discipulado a la madurez, al compromiso con la iglesia, y a la pasión por los perdidos.

Section Title

Type the content for this section here. This is just example text to show you what it will look like when you enter text content into this section. Your unique, authentic, and appropriate text will be filled into this section. Once you click into this section, you will see the filler text disappear, and you can begin typing your real content. We’ve simply put in filler text in this area. No need to get caught up in the actual content of this body text, we just typed a bunch of meaningless sentences.